Autismo en niños y Teoría de la Mente

Leer la mente a menudo se piensa que solo es una actividad de los psíquicos, pero en un sentido la mayoría de nosotros somos lectores de la mente, o al menos tenemos una teoría de la mente.

Parte I

Introducción al concepto de Teoría de la Mente

El concepto de la Teoría de la Mente puede ser difícil de entender, como es típico de cualquier exploración en el mundo mental de los seres humanos. La mente se compone de creencias, deseos, emociones, percepciones e intenciones. La función de la teoría de la mente es la capacidad de atribuir estos estados mentales a uno mismo y a otros con el fin de comprender y predecir el comportamiento, pudiendo, de esta forma, lograr y llegar a una distinción entre el mundo real y las representaciones mentales del mundo.

La investigación sobre la teoría de la mente se ha centrado principalmente en los niños en edad preescolar porque es cuando hay un rápido desarrollo de la comprensión aparente de su estado mental. Menos se sabe acerca de la teoría de la mente en los niños mayores, si bien hay un reconocimiento de que el desarrollo se continúa en esta etapa, ya que los niños van madurando.

La capacidad de tomar en cuenta y al mismo tiempo una situación real y la versión ficticia de esa misma situación surge entre 18 y 24 meses de edad, siendo capaces después de este periodo de manipular la información contenida en su memoria, como darse cuenta de que sus propios pensamientos no pueden ser conocidos por otros, comparar libremente y contrastar diferentes líneas de pensamiento.

El lenguaje es indispensable para el desarrollo de la Teoría de la Mente ya que sin el lenguaje no puede haber una teoría. De esta forma, el desarrollo temprano del lenguaje ha sido un buen predictor de la posterior capacidad del desarrollo normal de la Teoría de la Mente en los niños, teniendo en cuenta siempre que formas simples de Teoría de la Mente dependen de las imágenes visuales, y que órdenes superiores dependen de pensamiento verbal.

El uso de palabras de sentimientos tales como las palabras «feliz» y «tristes» y el deseo como «querer», «gustar» y «necesidad» comienza alrededor de entre los 18 a 24 meses de edad, y hasta los 3 años los niños van adquiriendo semántica de términos de estados mentales incluyendo, el aprendizaje y el uso de palabras tales como «saber», «pensar» y «fingir». A los 4 años, el niño entiende que las creencias y los deseos son privados y cambiantes y que son independientes de situaciones externas. La Teoría de la Mente es particularmente importante en la capacidad de usar el lenguaje apropiadamente en contextos sociales y habilidades narrativas, como la narración de cuentos. A los 4 años de edad también son capaces de distinguir entre encontrar a través de la experiencia directa y descubrir a través de ser contada. Aunque los niños son buenos para distinguir entre las diferentes formas de la experiencia directa, a los 4 ó 5 años de edad comienzan a reconocer sus propias creencias falsas, así como las falsas creencias de otras personas. Entre los 5 y 6 años y en adelante, los niños muestran una sofisticada comprensión de las emociones, después de haber descubierto que las emociones se basan en las creencias de la gente y no en realidades objetivas.

Uno de los componentes esenciales de la Teoría de la Mente es el conocimiento de que una persona tiene una perspectiva diferente de la otra y por lo tanto implica distinguir entre el yo y los demás. Desprenderse de la propia perspectiva es «ponerse en los zapatos de otro», además de ser capaz de discriminar las manifestaciones externas de las intenciones y deseos de los demás.

Se han encontrado pruebas de que el desarrollo de Teoría de la Mente está fuertemente afectado por factores ambientales, factores no hereditarios y factores sociales. La elaboración de conversaciones con los padres, haciendo el uso apropiado de pronombres personales “yo” y “tú” o el uso frecuente de «pensar» y «saber», estimula a desarrollar mejor a los niños en las tareas de la Teoría de la Mente. Tener hermanos también puede mejorar el rendimiento de la Teoría de la Mente de los niños. El desarrollo de la Teoría de la Mente aparece sustancialmente en diferentes momentos entre diferentes culturas y lenguas (por ejemplo, hay diferencias significativas entre las culturas asiáticas y occidentales). El nivel socio-económico de un niño influye en la velocidad a la que su Teoría de la Mente se desarrolla. Por otra parte, el desarrollo de la Teoría de la Mente puede verse afectada por la privación social y maltrato. Los niños criados en casa desarrollan la Teoría de la Mente mejor que los niños institucionalizados.

El desarrollo de la capacidad de Teoría de la Mente tiene consecuencias importantes para la comunicación social de los niños, las interacciones y comportamiento. Es un aspecto esencial para la deducción espontánea del estado mental para el juicio moral, la cognición moral, y las emociones morales.

Sonrojarse, la comprensión de burlas y la vergüenza están relacionadas con una presencia sana de la Teoría de la Mente.

La Teoría de la Mente es de suma importancia para el entendimiento de contextos engañosos, tales como la capacidad de engañar a la gente, ocultar las cosas, ocultar información, guardar un secreto, y mentir, y también tener éxito en la detección de estas estrategias cuando otros las utilizan.

La Teoría de la Mente no se desarrolla en individuos con trastornos del neurodesarrollo como el autismo, y en casos de entradas lingüísticas severamente restringidos. Déficits de Teoría de la Mente también ocurren en muchos otros trastornos, incluyendo la esquizofrenia, trastorno afectivo bipolar, retraso mental, la ceguera congénita, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD), y en ciertos tipos de deterioro del lenguaje. También están presentes en los pacientes con demencia incluyendo demencia frontotemporal, demencia de Alzheimer, y otros trastornos de demencia, incluyendo la esclerosis lateral amiotrófica. También puede provocar un deterioro de la Teoría de la Mente lesiones de origen adquirido (traumáticas, no traumáticas, o quirúrgicos) de diferentes partes del cerebro (especialmente frontales y / o lesiones en el hemisferio derecho).