Autismo en niños y Teoría de la Mente

Teoría de la Mente en niños con TEA se refiere a la idea de que éstos no entienden que otras personas tienen sus propios planes, pensamientos y puntos de vista. Por otra parte, tienen dificultades para entender las creencias, las actitudes y las emociones de otras personas. Además, la Teoría de la Mente parece ser independiente de la inteligencia, de esta manera las personas con autismo tienen dificultades para comprender cuando los demás no saben algo. Es muy común, especialmente para aquellos con habilidades prodigiosas, que el hacer una pregunta a una persona y ésta no sepa la respuesta, les sea molesto.

Parte II

Teoría de la Mente en el Trastorno del Espectro Autista (TEA)

ETAPAS DEL DESARROLLO.
A los 5 meses de edad, los niños típicos pueden reconocer diferentes expresiones faciales, pero entender el significado se produce unos meses después. Una vez que los niños pequeños son capaces de interpretar de forma fiable las expresiones faciales de los demás, comienzan a utilizar esta información no verbal para guiar su comportamiento. Por ejemplo, un niño puede mirar a la cara de su madre por las señales sobre si es seguro el acercarse una persona desconocida. Dawson y Osterling estudiaron las cintas de vídeo de las primeras fiestas de cumpleaños de niños típicos y niños que más tarde recibieron un diagnóstico de trastorno autista y encontraron que el mejor predictor del futuro diagnóstico fue la falta de atención a la cara de los demás por parte de estos niños. Teniendo en cuenta esta evidencia, no es de sorprender que los niños pequeños con Trastorno del Espectro Autista no vean la mirada del otro para guiar su comportamiento.
En el primer año de vida los bebés llegan a comprender que el comportamiento de los demás está dirigido a un objetivo. Los niños con espectro autista tienden a usar a las personas como objetos. Por ejemplo, pueden agarrar la mano de un adulto y lo utilizan para llegar a la opción que desee. La comunicación intencional comienza en la infancia en forma de gestos y se traslada a un lenguaje sencillo. La atención conjunta es una forma de comunicación intencional y se refiere a conductas como señalando o traer un objeto de interés a otra persona para compartir el disfrute, o cambiar la mirada para compartir la atención con otra. Los niños con TEA son menos propensos a utilizar la atención conjunta, pero pueden apuntar para solicitar un objeto. Además, el uso de gestos para comunicarse es a menudo sorprendentemente ausente en las personas con trastornos del espectro autista a lo largo de las edades.
Por lo general los niños con dos años de edad participan en juegos de simulación y demuestran una cierta comprensión de la pretensión. Niños de dos años con autismo por lo general no se involucran en juegos de fantasía o imaginativos; más bien, su juego tiende a limitarse a la exploración de los aspectos físicos de los juguetes. Los niños con autismo raramente imaginan que un objeto sea algo que no lo es (por ejemplo, simulando que un lápiz es un cohete). Aproximadamente a los dos años de edad, los niños típicos pueden predecir los deseos de los demás. En otras palabras, pueden entender lo que otras personas pueden querer, y que esto puede ser diferente de sus propios deseos. Los niños con autismo tienen menos dificultades para entender los deseos simples en comparación con otros estados mentales tales como creencias, pero siguen siendo inferiores en comparación a los de sus compañeros típicos en esta área de desarrollo.

La mayoría de las investigaciones sobre el desarrollo de la Teoría de la Mente se ha centrado en los niños de 3 a 4 años de edad ya que es evidente que entre estas edades hay un rápido desarrollo en esta área.

Los niños en edad escolar entienden la ironía, el sarcasmo, «mentiras blancas», la distinción entre el discurso literal y no literal, y las metáforas que indican la capacidad más avanzada para entender las creencias de los demás. Las personas con trastornos del espectro autista a menudo luchan con estos aspectos de la comunicación, incluso cuando tienen un lenguaje casi típico.

Para las personas con autismo, persisten dificultades en la comprensión emocional durante toda la vida.

IMPLICACIONES EN DÉFICIT DE LA TEORÍA DE LA MENTE.
Los déficits en la Teoría de la Mente se pueden utilizar para explicar las deficiencias sociales y de comunicación que definen el trastorno del espectro autista. El no entender que otras personas piensan de manera diferente que ellos mismos les supone un impacto definitivo en su capacidad de interactuar en el mundo social. Es decir, que pueden no ser capaces de anticiparse a lo que otros dirán o harán en diferentes situaciones.

Las personas con autismo pueden no entender las muchas reglas sociales no escritas que existen en la cultura «neurotípica», y que estas reglas cambian a menudo con el contexto. Ejemplo de esto sería: A un hombre con un trastorno del espectro autista se le enseña que está bien preguntar a amigos cercanos o a los niños la edad que tienen, pero se considera de mala educación preguntársela a las personas mayores a su edad. Ahora bien, cuando a la hora de realizarle una entrevista de trabajo a éste se le pregunta su edad por rellenar una simple ficha, probablemente le llegue a ser molesto porque en su mente es romper las reglas.

Otra consecuencia de la incapacidad de «leer la mente» es que las personas con trastorno del espectro autista pueden hablar sin parar sobre un tema y no ser capaces de detectar las señales no verbales del oyente que no está interesado y que lo manifiesta con expresiones posturales, bostezos…

Así mismo, pueden ser brutalmente honestas y tomar todas las palabras como verdad. Esto también conduce a problemas de comprensión de engaño, que puede poner su seguridad en riesgo.

Además, pueden tener dificultades para entender que sus pares o compañeros de clase tengan pensamientos y emociones, y por lo tanto pueden parecer ser egocéntricos, excéntricos, o indiferentes. Aunque se trata de una visión egocéntrica del mundo, no hay nada en la teoría de la mente que dé a entender que las personas con TEA se sientan superiores a los demás.

BIBLIOGRAFÍA

Lantz, J. Theory of mind in autism: Development, implications, and interventions [Internet]. The Reporter, 2002; 7(3), 18-25. Disponible en: http://www.iidc.indiana.edu/?pageId=424.

Dawson & Osterling. Early recognition of children with autism: A study of first birthday home videotapes. Journal of Autism and Developmental Disorders; 1994; 24 (3) 247-257.

Gray, C. Comic strip conversations: Colorful illustrated interactions with students with autism and related disorders. Jenison, MI: Jenison Public Schools; 1994. Disponible en: https://books.google.es/books?id=vqnSjSPcT5oC&pg=PT163&lpg=PT163&dq=Com.

Howlin, P., Baron-Cohen, S., & Hadwin, J. Teaching children with autism to mind-read: A practical guide; 1999; New York, NY: John Wiley & Sons.

McAfee, J. Navigating the social world: A curriculum for educating individuals with Asperger’s Syndrome and high-functioning autism. Arlington, 2001; TX: Future Horizons, Inc

Stephen M. Edelson, Ph.D. Theory of mind. Autism Research Institute. Disponible en: http://www.autism.com/understanding_theoryofmind.

Baris Korkmaz. Theory of mind and Neurodevelopmental disorders of childhood. Pediatric Research [Internet]; 2011; 69, 101R–108R. Disponible en: http://www.nature.com/pr/journal/v69/n5-2/full/pr92011100a.html.